Respirar el aire puro

Anne Coyle

Anne Coyle Retiro.jpg

Cuando se llega a Madrid, es típico sentirse oprimido por una ciudad con miles de lugares que están esperando tu exploración. Hay bares, museos, y todo lo que se puede esperar de una gran ciudad. Sin embargo, lo que hace que Madrid sea única es la gran cantidad de parques y árboles de alineación en la ciudad. De todos estos parques, el que sin duda tienes que visitar es el Parque del Buen Retiro. (Es más comúnmente conocido como El Retiro por los madrileños). Este parque está situado en el barrio del Retiro y se puede llegar por las líneas de metro 1, 2, y 9 o por autobús.

En parte lo que hace que este parque sea visita obligada es que es muy grande y hay partes muy diferenciadas en las que se puede pasar horas y dar muchas vueltas. Siempre descubrirás un aspecto nuevo. Este parque ofrece atracciones turísticas, la integración cultural con la gente local, jardines, palacios, fuentes y un montón de lugares para hacer ejercicio. La primera vez que lo visitéis, os recomiendo ir al centro y ver el estanque del Retiro. Se puede alquilar barcos en este estanque adornado con la hermosa estatua del rey Alfonso XII. En los alrededores del estanque, si los barcos no son lo tuyo, hay muchos pequeños cafés en donde se puede tomar una copa o un aperitivo. Por lo general, también hay muchos artistas callejeros que ofrecen diferentes tipos de actuaciones. Cuando ya hayáis visto la “atracción principal” para la mayoría de los turistas, es tiempo para pasear.

Hay muchos lugares que descubrir en este parque. Se puede caminar, correr, patinar y pasear por bicicleta. Sólo mediante la exploración llegaréis a la fuente del ángel caído, y los muchos jardines que están decorados con una profusión de flores y colores. Se puede caminar por el paseo de la Argentina, donde veréis estatuas de muchos reyes que han gobernado España. Si no eres una persona activa, es fácil perderse en el parque de otras maneras. Hay zonas de césped sin fin, a la sombra o al sol, donde la gente se pone morena, lee o conversa. Todo es muy relajado, y traer una botella de vino definitivamente no está mal visto.

Para terminar os señalo mi lugar favorito en el parque, el Palacio de Cristal. Este palacio está adornado con una hermosa fuente y parece que ha salido de un libro de cuentos. El palacio se dedica a exposiciones temporales a lo largo del año, pero prefiero llevar mi libro o mi tarea, y sentarme en la sombra al otro lado del edificio.

Hay tanto que ver en Madrid y el cuatrimestre pasa muy rápidamente, así que aseguraros de no perder un solo lugar que realmente diferencie Madrid de muchas otras ciudades.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.