Mantener tus aficiones en Madrid

Noah Bloch

En primer lugar, he de admitir que, en algunos casos, puede resultar difícil conocer gente nueva en Madrid. Un ejemplo que deriva de mi propia experiencia es que los alumnos españoles tienen una mayor tendencia a relacionarse entre sí, en defecto del resto de extranjeros. Quizás, el hecho de conocerse desde hace un tiempo sea la razón por la que los españoles sean menos propensos a entablar una conversación con nosotros.  Es cierto que el hecho de no dominar la lengua española de una manera tan fluida como los nacionales es motivo por el cual uno puede sentirse algo tímido e incómodo cuando se trata de iniciar una conversación. Otro factor puede ser que la situación simplemente no se presenta, o que las cosas no ocurren muchas veces como uno se las espera.

El fútbol, además de ser uno de los deportes más famosos del mundo, es el deporte “REY” en España. Por ello, sabía que con un poco de esfuerzo encontraría la oportunidad de jugarlo. Así que me puse a buscar en Internet, a ver si encontraba alguna plataforma virtual donde gente anónima se organizara para jugar partidos de fútbol. Después de unos veinte minutos localicé dos sitios web: Timpik.com y Meetup.com. Este último es una página web mucho más grande que organiza quedadas (“meet-ups”) de todo tipo de actividades simultáneas en todo el mundo (Ejemplos: excursiones de senderismo, catas de vino, intercambios de idiomas, etc.). Por otra parte, Timpik.com es exclusivamente para partidos amistosos de fútbol. Resulta que ¡no hay lugar mejor que Madrid, el epicentro de este deporte!

En este tipo de partidos he conocido a gente de varias edades, nacionalidades y clases sociales. Algunos sólo hablaban español, otros eran perfectos trilingües, y por último, estaban los que, como se dice aquí: “No hablan ni papa de español”, es decir, que no sabían pronunciar ni una palabra del castellano. A pesar de la barrera idiomática, lo importante es que todos somos capaces de comunicarnos a través del lenguaje universal del fútbol. En este tipo de partidos no importa quién gana o pierde pues una vez fuera del terreno de juego prima la amistad y el respeto. En muchas ocasiones fuimos a tomarnos una copa después del partido para poder conocernos mejor unos a otros. Es una manera alternativa de conocer gente nueva. Algunas de las personas más interesantes con las que me topé fueron: un hombre de 35 años que trabaja en Yemen y que se encontraba en Madrid durante una semana debido a un viaje de negocios, un joven de 22 años de Manchester que estudia un  Máster en Sociología en el Complutense, y un ex jugador de fútbol profesional de Turquía.

La experiencia es increíble. Todavía me sorprendo cada vez que jugamos ya que, a pesar de que cada uno tiene su propia vida ajena al fútbol así como sus propios problemas, durante los 90 minutos que dura el partido todo se deja a un lado. Ese amor por el fútbol es el que nos convierte realmente en un equipo.

Si queréis conocer  gente nueva y disfrutar de vuestros hobbies al mismo tiempo, os recomiendo que os apuntéis lo antes posible a tales actividades porque así abriréis la puerta a muchas oportunidades durante vuestra estancia en el extranjero.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.