Visita guiada a la Real Basílica de San Francisco el Grande

Por Elizabeth Eagles

En este momento del semestre, hemos visto nuestra cuota equitativa de catedrales e iglesias, y yo confieso que a veces es difícil distinguir una de otra. O al menos esto es lo que yo pensé hasta hace poco, antes de visitar a la Real Basílica de San Francisco, situada dentro del barrio La Latina y cerca del Palacio Real.

Eagles1

Cuando entramos en la basílica, al principio la grandeza del interior me sorprendió, y empezamos a andar sin dirección por los pasillos que conducen a otras partes fuera de la capilla mayor. Pero enfrente de una serie de escenas pintadas, encontramos un guía y su grupo a remolque. Él nos preguntó si hablábamos español, y con nuestra respuesta afirmativa, nos invitó a acompañar al grupo. Poco después, una familia francesa y un hombre italiano vinieron al pasillo también, y el guía les preguntó la misma pregunta: “Habláis español?” Cuando ellos respondieron que no, no hablaban español, el guía respondió con la frase que rápidamente se convirtió en la expresión de la visita: “¡Pues sí! ¡El inglés, italiano, francés, español son lo mismo! ¡Uníros al grupo!” Un dicho muy representativo de su espíritu de inclusión y también de su interés en enseñarnos. Después de escucharlo por uno o dos minutos, ya sabíamos que fue una decisión inteligente por nuestra parte. Me interesa mucho la época del arte que está exhibida dentro de la basílica, pero aún más después de esta visita tan informativa, tan llena de humor, tan interesante. Me hace pensar que el guía de un recorrido tiene la capacidad animar y transformar un espacio para una audiencia a través de su habilidad para capturar la atención y transmitir información de una manera cautivadora. Esto es lo que hemos recibido gracias al guía de la basílica.

Aunque no puedo prometer que, si usted viene, tendrá la misma suerte, aquí yo puedo pasarle a usted la información que he aprendido durante la visita para que al menos, pueda disfrutar de la basílica por su relevancia histórica, además del cuidado y magnetismo de nuestro guía.

Para empezar, párese por un momento en el punto medio de la capilla mayor y mire hacia arriba. Los frescos de la capilla fueron restaurados después de décadas de daños causados por el agua. Mire también el tamaño inmenso de la capilla: mide 33 metros de diámetro y es superada en tamaño sólo por otras tres capillas, todas en Italia. También, el número 33 tiene significado, porque fue elegido para representar la supuesta edad que tenía Jesús Cristo cuando murió.

Eagles2Ahora continúe recto hacia la plataforma alta para que pueda ver toda la capilla mayor. Eche un vistazo a las sillas plegables de madera alrededor del altar, y dese cuenta que cuando estas sillas están cerradas, tienen estantes pequeños para que los ayudantes del altar, de pie durante misas y ceremonias que pueden durar por horas y horas, puedan recostarse, todavía de pie, y sentarse en el estante pequeño.

Después salga de la plataforma y camine hacia el pasillo que tiene los muros rojos. Mire el arte, y esté pendiente de la obra de Francisco de Aquino Zurbarán, San Buenaventura recibe la visita de Santo de Aquino. Otra obra imprescindible es de Goya, San Bernardino de Siena predicando ante Alfonso V de Aragón. Luego, vaya al cuarto del fin del pasillo. Mire el techo pintado por colores y diseños casi modernos, aunque tiene pinta de un mural recién pintado, es trabajo original. No tiene ningún tipo de revisión y es de los finales del siglo XIV.

Después, salga del pasillo y llegue a la capilla mayor otra vez. Dé una vuelta alrededor de la circunferencia de la capilla, parando enfrente de cada capilla secundaria; hay seis en total. Tome nota de las dos pinturas en los dos lados del recoveco: a la izquierda se puede ver una obra del maestro de Pablo Picasso. ¿Y a la derecha? Se puede ver una obra pintada por el maestro de Salvador Dalí. Para mí, fue la parte más única y sobresaliente. Solamente dentro de un lugar tan histórico y tan español se pueden ver las obras de los maestros que crearon las bases para dos de los artistas tan representativos e influyentes del arte español.

Después de haber dado la vuelta de la circunferencia, aquí termina mi guía. Pero antes de salir de la basílica, siga el consejo final que nos recomendó el guía real: si quiere capturar la mejor foto de toda la capilla, ponga su móvil o cámara sobre el suelo de la basílica, en el punto central de la capilla grande.

Eagles3.jpgFinalmente, si quiere continuar su día cerca de la basílica, pero en un escenario menos educacional y sagrado, venga a “El Viajero” y suba al nivel dos donde hay una terraza con vista de la basílica en la distancia, iluminado durante de la noche.

 

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.