Cómo comer como celiaca en España

Por Eija Kent

A mis 10 años me di cuenta de que era celiaca y mi vida cambió drásticamente. Hoy en día en los EE. UU. estoy acostumbrada; conozco las comidas que son seguras y aquellas que no puedo comer. Pero cuando llegué a España, estaba completamente perdida. No conocía que ingredientes contenían los platos comunes y tenía miedo de todo. He aprendido mucho en estos 4 meses, así que voy a dar unos consejos para la gente celiaca o con intolerancia al gluten.

Palabras/Platos para evitar:

Bocadillos/Tostas/Tostadas: Son tipos de sándwiches con pan, por lo que obviamente tienen gluten. Es una pena porque este tipo de comida es la comida rápida más típica en España. Encontraras muchos tipos de bocadillos por todo el centro de Madrid.

A la romana: Es muy común ver “pollo a la romana” o un tipo de pescado “a la romana”- esto significa que está cubierto en harina de trigo y frito. Por lo que evita estos platos.

Cola-Cao: Este polvo de chocolate parece Nesquik, pero los ingredientes tienen una diferencia grande. Nesquik no tiene gluten, pero Cola-Cao tiene harina de trigo y malta, así que no lo podrás beber.

Croquetas: Este plato suele consistir en queso, pollo o pescado cubiertos en migas de pan. No son muy saludables, pero bueno, no hay mal que por bien no venga.

Palmera: Se trata de masa en espiral y cubierta en chocolate, es un dulce muy fácil de llevar en las calles, pero su masa también contiene gluten, por lo tanto, la palmera también es un dulce prohibido.

Lugares/Comidas seguras:

Tortilla: La tortilla española es una de las comidas más típicas, y por suerte ¡no lleva gluten! Una tortilla tradicional consiste en huevos y patatas, pero existen otras variedades con champiñones, cebolla, o espinacas.

Celicioso: ¡Esta cafetería tiene de TODO! Puedes comer palmeras, sándwiches, tartas, macarrónes – lo que quieras. Todo que venden es sin gluten, y todo está muy bueno. Tienen varias ubicaciones en Madrid: calle Hortaleza, 3 (cerca de Gran Vía), calle Barquillo, 19 (en Malasaña/Cheuca), y Plaza del Callao, 2 Novena Planta (encima de Corte Ingles en Sol, parte del Gourmet Experience).

100 montaditos: Este restaurante sirve pequeños bocadillos muy baratos, y en algunos locales ofrece una opción sin gluten. El que se encuentra localizado al lado del Museo de Reina Sofia es uno de los que tiene estas opciones.

Aunque hay mucha comida rica que contiene gluten, también hay otras opciones que están igual de buenas y son seguras. Otro aspecto muy importante es la comida que prepara tu familia española. Te recomiendo que vayas de compras con ellos para enseñarles qué tipo de comidas puedes comer. Hay una marca sin gluten muy común que se llama Schär que fabrica baguettes, panes, galletas, y mucho más. Creo que la mayoría de las familias serán muy atentos con tus necesidades. ¡Suerte!

Posted in Comida, vida social

¿Te vas tan pronto? Razones para estudiar dos semestres en Madrid

Por Anthony Rimac

Ocho meses. 225 días. ¿Qué significan estos números? Pues es el tiempo que llevo aquí en España. Para esta entrada, quiero hablarles de mi decisión de quedarme aquí el año entero (es decir, de agosto a junio) y, con suerte, convencerles de que se queden aquí también los dos semestres. Aunque puedo pensar en cientos de razones por las que deben quedarse aquí el año entero, para no aburrirlos demasiado, voy a hablar de tres razones principales: el lenguaje, la familia anfitriona/la cultura y viajar.

El lenguaje. Para mí, esta ha sido una de las partes más importantes de mi estancia aquí. Yo me vine a España con el objetivo de mejorar mi español, y sin duda, esto lo he hecho. Aunque seguramente he estado aprendiendo desde el día que llegué, mi aprendizaje ha sido mucho más acelerado y matizado este segundo semestre. ¿Por qué? Pues porque se tarda mucho en empezar a percibir, entender y manejar todos los matices del lenguaje. El español es un idioma que tiene un montón de tiempos verbales que no tenemos en ingles, un hablante nativo de inglés no puede manejarlos bien sin llevar mucho tiempo escuchándolos. Antes de venir aquí, tuve muchos problemas con el pretérito frente al imperfecto, y con el indicativo frente al subjuntivo. Durante el primer semestre empecé a entender las sutilezas de este lenguaje pero realmente no las entendí bien hasta el segundo semestre, es decir, cuando ya había estado aquí mucho tiempo. Para que tengan bastante tiempo para mejorar bien su español, les aconsejo que vengan aquí el año entero.

La familia. Junto con el idioma, quedarme con una familia española ha sido mi otra parte favorita del programa. Vivir con ellos sin duda alguna ha sido la experiencia más gratificante que he tenido en toda mi vida. Aunque es verdad que dos (o más) personas se pueden conocer bastante bien durante cuatro meses, la relación no es nada comparable con personas que llevan nueve meses viviendo juntas. Como llevo tanto aquí, mi familia anfitriona es como mi familia verdadera. Cuando estoy en casa, me siento como si estuviera en los Estados Unidos con mis padres. Es decir, estoy muy tranquilo y relajado, mucho más que estaba durante el primer semestre, porque ahora conozco a mi familia española muy bien (y ellos a mi también me conocen muy bien). Yo sé que voy a mantener contacto con mi familia española por mucho, mucho tiempo, y que volveré a España para visitarlos. Sinceramente creo que esto no hubiera sido posible si yo no hubiera estado aquí por el año entero. Si al final ustedes sólo eligen venir aquí por un semestre, les animo a que hagan un esfuerzo muy grande para cultivar una buena relación con sus familias, porque si no, seguro que se arrepentirían.

Viajar. Esto es sencillo: más tiempo en España, más tiempo para viajar. Una parte importante de estudiar en el extranjero es viajar. Sin embargo, el remordimiento más común que he oído es que a los otros estudiantes les hubiera gustado pasar más tiempo en Madrid. Si te quedas por el año entero, te da tiempo hacerlo todo: pasar fines de semana en Madrid, viajar por Europa y sobre todo por España. He podido viajar a bastantes lugares en Europa, pero los viajes que me han gustado más son mis viajes por España. Estando el año entero, he podido viajar a once de los 17 Comunidades Autónomas de España, algo que no hubiera podido hacer si sólo hubiera estado un semestre. Cuando viajas por España, vas conociendo la cultura de cada zona de España, algo que creo que es importantísimo porque cada región tiene además de su propia comida y estilo de vida, su propio encanto. Las distintas Comunidades Autónomas no tienen absolutamente nada que ver entre ellas. Sin duda merece la pena conocer todas las Comunidades Autónomas que puedas, y por supuesto, cuanto más tiempo estés aquí, más puedes viajar.

Les vuelvo a decir que mi experiencia aquí en España ha sido una verdadera pasada. Mi único consejo: ¡no pierdan la oportunidad de estar aquí el máximo tiempo que puedan!

 

 

 

 

Posted in Uncategorized, vida académica, Vida práctica, vida social

Más grande que la suma de sus partes: 6 consejos pequeños para un gran semestre

Por Remy Beauregard

Recuerdo perfectamente el momento en el que nuestro avión aterrizó, por segunda vez, en el aeropuerto de Madrid después de pasar una semana increíble en Granada. Nos habíamos conocido muy rápido, gracias a haber compartido hotel en la plaza nueva y también por el carácter íntimo de la ciudad antigua. Sobre sus adoquines, pasaban los pies de nuestro grupo, tomando fotos de la puesta del sol, los techos terracotas, y las paredes árabes con su decoración mudéjar (si quieres aprender más sobre este término, ¡toma la clase de historia del arte español!). Dentro de una semana y pico, conocí a muchísima gente y aprendí tanto sobre la ciudad, su lengua y cultura, y desarrollé unas expectaciones muy altas de Madrid. Cuando terminó nuestra semana de introducción, empaqué mi maleta y me despedí de ciudad que me había enamorado: ahora empezaba realmente nuestra experiencia de estudiar en España.

Saliendo del aeropuerto, todo ocurrió en un momento: cogí las maletas de la cinta de equipaje y encontré un sitio más tranquilo para llamar a mi mamá española. No sabía casi que decir antes de llamarla, pero cogí el móvil y le dije, “Hola, soy Remy, tu estudiante americano…”. Aparecieron los otros del grupo, y seguimos a la directora a los taxis, dónde nos dividimos de repente y algunos empezaron a desaparecer. Me fui en taxi con una amiga del programa, bajé al lado de mi edificio y miré a la calle de enfrente, intentando memorizar cada detalle. Subí en el ascensor y conocí a mi mamá, que me dio inmediatamente una sopa caliente con pan. Esa noche, me dormí pensando en mil cosas, intentando imaginar cómo sería mi experiencia en Madrid. A partir de ese momento, me he puesto constantemente a pensar en cómo puedo aprovechar el tiempo limitado aquí y crear recuerdos espectaculares de Madrid y España. Sin embargo, mientras me he puesto a soñar sobre lo ideal de mi experiencia aquí, me he dado cuenta de que, algunas veces, he olvidado las cosas simples o básicas de una vida cotidiana. He creado una lista de seis cosas que creo que os servirán para aseguraros que tenéis una experiencia fantástica en el extranjero, y que no os aburrís u os cansáis. Mi objetivo aquí no es que sigáis todo lo que he escrito, sino que los consideréis un poco en algún momento libre.

  1. Hacer un presupuesto

Aunque cada uno tiene sus diferentes gastos planeados para su semestre en el extranjero, creo que vale la pena crear un presupuesto mensual para aclarar un poquito las finanzas. Incluso si es sólo mental o muy breve, poneros a pensar en vuestras capacidades y limitaciones financieras antes para aseguraros de que se queden ahorros extras cuando los necesitéis. Aunque recibimos las dietas mensuales para la comida y actividades culturales, es importante reconocer la posibilidad de viajar más tarde en el programa o comprar unos regalos para los amigos. Es una manera fácil de planear a largo plazo y categorizar los gastos de una forma clara. No quiero decir que sea necesario meteros en un régimen estricto de los gastos, sino que hay un valor en ampliar la perspectiva económica a largo plazo.

  1. Encontrar un sitio nuevo para comer cada semana

Los primeros días del programa es muy fácil ir cada día a un sitio gastronómico nuevo, para probar todo lo que se ofrece en Madrid. Tiene una variedad enorme de comidas y entornos sociales para que encontréis lo que buscáis. Sin embargo, con la progresión del semestre viene el desarrollo de los hábitos dietarios, que nos llevan a los mismos sitios muchas veces. No quiero daros la impresión de que este mal encontrar sitios favoritos y visitarlos con los amigos o la familia (me he enamorado de un sitio que se llama “Rosi la Loca” al lado de la puerta del Sol que os recomiendo muchísimo). Sólo quiero decir que es importante mantener la búsqueda de variedad en la comida, aunque solo sea una vez cada semana. ¡Probar un tipo de comida que no habéis probado antes, o buscar un sitio en un barrio que no visitéis frecuentemente! También os recomiendo usar una app que se llama El Tenedor para hacer vuestras búsquedas y reservas más fáciles de sitios nuevos y disfrutar los descuentos generosos de algunos.  En este blog hay recomendaciones excelentes también.

  1. Elegir una actividad para el tiempo libre

Después de la locura del primer mes en Madrid, me encontré con mucho tiempo libre sin una actividad planeada. Al principio, usé mi tiempo libre para encontrar un equilibrio entre las clases y las tareas, ir al gimnasio o correr, cenar con la familia, explorar Madrid, y hacer trabajo voluntario. Sin embargo, después de crear un horario que me parecía manejable, todavía me quedaban muchos momentos o días totalmente libres. Tenía la suerte de no tener clases los miércoles, pero eso significaba que el resto de los alumnos estaban estudiando mientras yo no hacía nada. Me di cuenta de que estaba usando los “fallbacks” americanos, mirando Netflix en inglés o pasando horas en YouTube. Decidí entonces visitar, por lo menos, dos sitios nuevos cada semana, correr cada día en un parque cerca de mi piso, y explorar poco a poco Casa de Campo, en el oeste de la ciudad. Aunque no es una actividad definida, como el fútbol o una clase de boxeo, tener ya planeado unas horas cada semana para hacer algo nuevo ayuda mucho a evitar el aburrimiento o la pereza. Claro, hay momentos en los que solo vais a querer meteros en la cama y ver una serie de Netflix. Pero ¡tened cuidado de que no llegue a ser una parte grande de vuestras experiencias!

  1. Encontrar un espacio perfecto para estudiar

Una de las claves más esenciales para el éxito escolar es encontrar el sitio perfecto para evitar las distracciones y ponerse a estudiar y leer. Muchos de los hogares ofrecen a los estudiantes escritorios para hacer la tarea, pero por mil razones el hogar no será siempre el lugar ideal para concentrarse. Como soy una persona que no puede estudiar mucho rodeado de distracciones, prefiero ir a un café, parque, o biblioteca para leer lecturas largas o trabajar en proyectos grupales. Aunque algunos cafés tienen reglas estrictas sobre el uso de ordenadores o la presencia de grupos de estudiantes, la mayoría de ellas y todas las bibliotecas ofrecen un lugar más social y tranquilo para hacer la tarea. Aunque no tengáis mucha tarea durante las primeras semanas, es imprescindible que busquéis un sitio ideal, para que esté disponible cuando vengan los exámenes. Si preferís estudiar dentro del hogar no pasa nada. También hay muchas opciones para los que no.

  1. Pedir las recetas de tus comidas favoritas

Un consejo menos mental y más concreto existen grandes beneficios en pedir a las familias o amigos las recetas de vuestras comidas favoritas de Madrid. Croquetas (mis favoritas), huevos rotos, tortilla (española), torrija, como ya he mencionado hay miles de comidas distintas de Madrid que hay que probar. Pero también no os pongáis tristes si hay algo especial que queréis llevar con vosotros, ¡pedid la receta! Muchas familias tienen una receta especial para preparar su comida, y tened cuidado para que no parezca que queréis robar sus recetas familiares. Sin embargo, decidles cuales son vuestras comidas favoritas de Madrid, a ver si os pueden enseñar a cocinarlas. La verdad es que soy un desastre cocinando, pero pasé unos días con mi hermano aprendiendo hacer una tortilla española y mi mamá me dio su receta de las torrijas. Puede ser también una oportunidad inestimable para conocer mejor a la familia y discutir sus tradiciones. Pero tened cuidado, algunas de las mamás prohíben que los alumnos cocinen al principio.

  1. Contar los fines de semana

Para terminar, os doy un consejo que me dio mi hermano español en mi primer día dentro del hogar: contar los fines de semana cuanto antes. Parecerán innumerables los fines de semana cuando llegas a Madrid y miras al cronograma de los cursos. Planificando vacaciones, visitas, y viajes el tiempo pasa más rápido, mientras la vida española llega a ser rutina. Pero, como he descubierto, los fines de semanas no son innumerables, justo lo opuesto. Ahora las clases se han acabado y me voy de España dentro un mes: no lo puedo creer, pero un semestre entero casi se ha pasado. Hice muchas cosas, pero siempre podía haber hecho más, según el consejo de mi hermano. Cuando tengáis tiempo libre, pensar en todo lo que quieres hacer dentro del semestre y hacer un plan. Cinco meses parecen mucho, pero la verdad es que son pocos, y ¡hay que aprovechar el tiempo cuando lo tengáis!

Y ya está. Tengo muchos más consejos para tener un semestre increíble en Madrid, pero la verdad es que os toca a vosotros crear recuerdos buenísimos y aprovechar el tiempo que tenéis. Pero no tengáis miedo, ya veréis como es más fácil de lo que os podéis imaginar y sois más capaces que de lo que creéis. Aunque puede haber días aburridos, o tristes, o difíciles, o todo al mismo tiempo, lo más importante es mantener una mente abierta siempre y una sonrisa cuando sea posible. ¡Buena suerte a todos!

Posted in Vida práctica, vida social

Una noche alternativa

Por Dahlia Chroscinski

Tanto dentro como fuera de España, Madrid tiene la fama de ser una ciudad con una energía incesante, tapas buenas, y un ambientazo nocturno único. Ser un joven en Madrid es una oportunidad singular para experimentar la vida nocturna madrileña y hacer unas de las tantas cosas guays que ofrece la ciudad. Y esta vida nocturna tan vibrante no solo se estrena los viernes y los sábados. Existe cualquier noche en Madrid (siempre y cuando no haga demasiado frío), algo que puede sorprender a los jóvenes americanos.

Sin embargo, para un joven universitario, los fines de semana son el mejor momento para salir de lo que sea. Una noche completa sería cenar, tomar unas copas, y disfrutar de una discoteca hasta el amanecer. Siguiendo esta estructura, en Madrid, lo típico sería ir de tapas en un sitio español clásico como El Tigre o Cien Montaditos, pasar a unos de los barres chulos en Malasaña, y luego ir a una discoteca como Barceló o Kapital. Claro, cada fin de semana se puede hacer una ruta parecida y sustituir un sitio por el otro. Pero si en algún momento de tu semestre madrileño te cansas de los bocadillos ambiguos de El Tigre o los DJs de Kapital, puedes desviarte de la programación típica y experimentar una noche más alternativa.

Un buen lugar para empezar tu noche alternativa es cenando en La Hummusería que está en la calle Hernán Cortés de Malasaña. Allí, ofrecen cinco variedades de hummus que puedes emparejar con uno o dos tapas y una selección de postres deliciosos para pedir después. Aunque es un restaurante pequeño, especializado, y un poco hipster, es bastante barato y sales sin quedarte con hambre.

Luego, en vez de ir directamente a la pista de baile de las discotecas, puedes hacer una actividad un poco menos caótica. Para los amantes del cine, la Sala Equis puede ser tu sitio preferido. La Sala Equis está localizada en la calle del Duque de Alba justo al lado de la plaza de Tirso de Molina. Allí, tienen una programación mensual y ponen películas recicladas de cualquier época. Suelen ser españolas o americanas y en su voz original. También, hay una sala de espera en que puedes tomar algo, comer, o solo charlar un rato con amigos antes de que empiece la película.

En cambio, si prefieres bailar en un espacio más tranquilo, debes conocer la sala de Moby Dick. Está ubicada en el norte de la ciudad cerca de la parada Santiago Bernabéu de la línea 10. Image result for moby dick clubEl Moby Dick Club sobre todo es una sala íntima de concierto y baile que tiene conciertos casi cada noche sin falta desde el miércoles hasta el sábado. Tienen una programación mensual muy rica llena de grupos españoles y americanos. Las entradas para ver los grupos no suelen ser más que 12 euros y además, siempre hay un DJ que toca hasta que cierre el club, así que te puedes quedar a bailar después de disfrutar del concierto en vivo.

Y si después de comer unas raciones de hummus, ver una película de los 80s, y escuchar un grupo de rock todavía tienes energía de conocer otro sitio, el club de Space Monkey te esperará, por lo menos hasta las 4 de la mañana. Space Monkey, uno de los clubs del barrio Chueca, se identifica como un sitio que toca la mejor música indie, electrónica, y rock. Con dos pistas de baile y unas ofertas de bebidas buenas, puedes acabar la noche con los amigos bailando y bebiendo, e incluso llegar a casa antes de que salga el sol.

Esta es la agenda de tu noche alternativa:

La Hummusería — Calle Hernán Cortés, 8, 28004 Madrid

Sala Equis4, Calle del Duque de Alba, 28012 Madrid

Moby DickAv. de Brasil, 5, 28020 Madrid

Space MonkeyCalle de Campoamor, 3, 28004 Madrid

Posted in vida nocturna, Comida, vida social

¿Los Madridistas o los Rojiblancos?

Por Desmond Curran

La mayoría de vosotros habéis oído hablar de la importancia de fútbol en la cultura española. Cuando lleguéis a Madrid, os vais a dar cuenta la importancia del Real Madrid y de otro club también importante en Madrid, aunque menos famoso, el Atlético de Madrid. Entre los dos hay un rivalidad fuerte, pasión, e intensidad. A primera vista, no vais a entender en total la división entre los dos equipos y sus hinchas. Pero aunque Real Madrid y Atlético son clubes distintos, y tienen grupos de fans distintos también, la historia de la división entre los dos también está fuertemente vinculada a la historia social, política y económica de Madrid. Aquí os dejo una breve guía de los dos clubes que debería ayudaros a aprender más, no solo sobre el deporte favorito de los madrileños, sino también sobre la ciudad de Madrid.

La cosa más interesante de la que me he dado cuenta es la dualidad entre el Real Madrid y el Atlético, ambos equipos son extremos opuestos. En el estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, la sección de los fans más activos está a la izquierda y todos van vestidos de blanco. En el Wanda Metropolitano del Atlético, la sección está a la derecha, y llevan todo negro. El club del Real Madrid tiene una cultura y tradición de juego muy específico: ataque fluido, rápido y potente. Para los Madridistas, no hay otra forma de jugar al fútbol. En contraste, el Atlético, y su entrenador “El Cholo”, Diego Simeone, han enfurecido al Real Madrid en los últimos años con un estilo arenoso, muy defensivo, a veces aburrido. Lo que más les molesta a los fanáticos del Real Madrid es que el Atlético ha tenido un éxito increíble con esto, aunque el Real ha tenido mucho éxito durante la historia con su propio estilo de fútbol.

Sin embargo, no hay duda de que el Real Madrid es el club más grande y exitoso. Han derrotado al Atlético en dos partidos del campeonato europeo de clubes (“Champions League”). Pero esto es una parte de la mentalidad de los dos grupos de hinchas (hooligans). El Real, con todo su éxito en Europa (son el club más exitoso en todo el mundo), tiene un perfil más internacional. Es un club creado para beneficiarse de la creciente industria turística en España – el club ofrece recorridos diarios por el estadio que con frecuencia se agotan, y con frecuencia hay una gran cantidad de turistas en los partidos (incluido yo, pero me considero más un turista de “fútbol”). Además, el Bernabéu está situado en el barrio de Chamartín, un lugar con muchos bancos y empresas internacionales. El Real Madrid es un club que tiene una identidad más glamurosa y cosmopolita.

 El Atlético, no obstante, es más dedicado al corazón de Madrid. Tiene su propia porción de turistas debido a su fama en los últimos años, pero no al mismo nivel que el Real. Este año, el Atlético tiene un nuevo estadio, el Wanda, pero su estadio previo, el Vicente Calderón, estuvo situado en el sur de Madrid, al lado de una cervecería de Mahou, una cerveza española (que vais a encontrar en vuestro tiempo aquí). Históricamente, el Atlético ha sido más un club para la “clase trabajadora” de Madrid – en lugar de ser el equipo de Franco, su propietario no oficial es el Rey Felipe IV. Hay más niveles de profundidad en las relaciones entre estos dos clubes, que tenéis que ver por vosotros mismos.

El fútbol es un rasgo muy importante de la cultura de Madrid y de España, entonces para entender una parte de la cultura, es necesario entender la interacción del fútbol con los rasgos de la sociedad de Madrid.

Posted in deportes

¿A dónde vamos a tomar algo?

Por Aditi Guha

La vida nocturna en Wesleyan normalmente incluye beber mucho en casa con amigos y salir a una fiesta. Sin embargo, en España la cultura es muy diferente porque aquí la vida nocturna se da más en la calle que en casa. Así que en vez de tener una «pre-fiesta» en casa, la gente sale a los bares, pero no solo por la noche, sino también por la tarde. Después de vivir en Madrid durante

Por cuatro meses me he acostumbrado a oír la frase «¿A dónde vamos a tomar algo?». Esto es porque Madrid está lleno de bares y cafés para cualquier ocasión y cada uno tiene su propio estilo.

Vocabulario útil para los bares en Madrid

Ir a tomar algo: Salir a beber o a comer alguna tapa Caña: Pequeña cerveza de grifo

Doble: Una copa grande de cerveza de grifo

Aperitivo: comida ligera que se toma para abrir el apetito, antes de la comida principal del mediodía o antes de la cena

Invitar a alguien a algo: Pagar la cuenta de alguien

Tapear: comer tapas

Recomendaciones de lugares

La Dolores es mi bar preferido en Madrid para tomar unas cañas baratas y hablar con amigos antes de comer o cenar. Se encuentra en el barrio de Las Letras y tiene una fachada de azulejos muy madrileña. Los camareros son muy simpáticos me conocen, y cada vez que voy al bar me saludan porque ya saben quién soy.

Me gusta sentarme en la barra donde las cañas son más baratas (€1,3) que en la mesa, y así puedo hablar con los camareros. Como voy al bar frecuentemente con amigos o incluso con mi madre anfitriona, los camareros nos invitan a cañas antes de irnos. Además, es uno de los bares de Madrid donde sirven tapas gratis como olivas, boquerones o queso y pan ¡con cada bebida!

 

 

1862 Dry Bar es un cóctel bar en Malasaña para ocasiones especiales. Aunque los cócteles son caros (€9-10), son únicos y creativos. Además, el sitio es muy elegante y el dueño sabe mucho sobre cócteles, así que si no puedes elegir uno de los cócteles, seguro que él te recomendará alguno que te va a encantar. Si te sientas cerca de una ventana puedes ver la gente ecléctica que pasa por el barrio. Ve con algunas amigas o con tu pareja y podréis quedaros allí charlando durante horas ya que el bar cierra a las 2 de la mañana.

 Taberna Sanlúcar es el bar perfecto para tomar un aperitivo el domingo por la tarde. Cada domingo hay un mercadillo en Madrid que se llama El Rastro cerca del barrio La Latina desde las 9 de la mañana hasta las 3 de la tarde. Así que después de ir de compras a por artículos vintage, puedes ir a la Taberna Sanlúcar para tomarte una doble y tortillitas de camarones que son riquísimas. Después de las 14:30h la taberna está llena de gente española que quiere comer, así que tienes que ir a las 13:00h si quieres tener un hueco para sentarte. Es una taberna andaluza y tiene decoraciones de toros y cerámicas, y te dan ¡pequeñas tapas gratis con tu bebida! Creo que es el lugar más español de mi lista para tomar algo.

La Musa Latina es un restaurante ideal para tomar un vino por la noche contus amigas. Tiene una barra donde puedes tomar copas y tapear, o si estáis en un grupo más grande, el restaurante tiene mesas grandes también.

Hay un postre riquísimo que se llama “milhojas de dulce de leche” y si vas a este restaurante tienes que probarlo. Nunca he ido allí para comer pero he leído que tiene un menúlleno de comidas ricas. La decoración es muy retro-chic y los precios son más asequibles que en 1862 Dry Bar.

 

Además, el grupo La Musa, tiene otro restaurante en Malasaña que se llama Ojalá. Este restaurante es más turístico pero tiene comida rica, precios baratos, y el suelo del sótano está lleno de arena así que ¡te sientes como si estuvieras en la playa!

 

El Azul de Fúcar es un restaurante donde puedes tomar un café o comer “brunch”. En los EEUU, siempre bebía ‘Iced coffee,’ pero en Madrid todos beben café con leche. No quería pedir un ‘iced coffee’ porque me parecía muy turístico, pero por suerte cuando estábamos en este restaurante mi madre anfitriona pidió un café solo con hielo, que te sirven en una copa pequeña de espresso y una copa más grande de hielo. Si te gusta el café, tienes que probar el café solo con hielo en las cafeterías de Madrid. Me gusta El Azul porque aquí se puede estudiar dado que tienen wi-fi gratis, además también se puede comer porque el menú del día es muy bueno y barato.

 ¡Salud!

 

Posted in Comida, vida nocturna, vida social

Una opción para todos: Los mercados gastronómicos de Madrid

Por Jessica Bezek

Cuando los extranjeros vienen a España, el cocido español es frecuentemente unas de las costumbres más anticipadas antes del viaje. Palabras como croquetas, paella y tortilla se integran en el vocabulario y la vida cotidiana de los estudiantes rápidamente, pero a veces con una mezcla de entusiasmo y nervios. ¿Cuál es la mejor manera de conocer esta nueva multitud de opciones gastronómicas?

Unas de mis soluciones favoritas es la experiencia de ir a uno de los múltiples mercados de Madrid. Estos mercados no son sitios para comprar cereal o champú, sino son lugares para probar muchas comidas distintas. En un grupo grande o solo, durante la semana o durante un finde, y en cualquier temporada, podéis experimentar la amplitud de comida española en estos sitios especiales. Debajo encontraréis tres de mis mercados favoritos para empezar vuestro jornada de la gastronomía.

  1. El Mercado de San Miguel – Plaza de San Miguel

Si queréis empezar con el modelo tradicional de un mercado madrileño, os recomiendo El Mercado de San Miguel. Este sitio ocupa solo una planta, pero ofrece opciones diversas para probar cualquier comida típica de España. Probad sabores únicos de las croquetas famosas en el carro de croquetas, y después id a unas de las tiendas de pescado para comprar algo fresco. Os recomiendo que paséis por todas las tiendas antes de decidir, pero tenéis que terminar en la pastelería para probar los piononos.

Durante los viernes y sábados, el mercado está abierto desde 10:00 hasta 1:00am, y los otros días podéis ir entre 10:00-24:00. Parada del metro: Sol.

 

 

 

2. El Mercado San Antón – Chueca

Para las personas que no tienen miedo de tomar una decisión entre aún más opciones, hay un sitio chulo en Chueca que ofrece tres plantas de comida y bebidas deliciosas. Este lugar sellama el Mercado San Antón, y está organizado en tres partes distintas.

La primera planta ofrece un mercado tradicional durante el día, con una Carnicería, Frutería y Pescadería. Si subís, encontraréis el nivel de la gastronomía donde hay tapas españolas variadas, especialidades de cerdo, una barra impresionante y más. Hay espacio para sentarse en esta planta, pero os recomiendo que tragáis vuestros tesoros a la tercera planta para relejaros en el espacio trapézio. Para comer en el restaurante o tomar algo en la terraza, id a la tercera planta para disfrutar de las vistas bellas y la atmosfera artística.

El mercado está abierto desde 10:00 hasta 00:00 todos los días. Parada del metro: Chueca.

3. Yatai Market – La Latina

Este mercado es bien escondido en el barrio de La Latina, pero no voy a engañaros, este sitio es una joya de la comida asiática. Yatai Market tiene una atmosfera novedosa, con señales de neones brillantes y opciones como pad thai, dim-sun y currys variadas.

A la hora de elegir, os recomiendo que compréis varios platos y compartirlos entre los miembros de vuestro grupo. Yatai Market está abierto todos los días de la semana de 12:00 a 00:00 y hasta la 1:00 durante los fines de semana. Parada de metro: Tirso de Molina.

 

 

Para las personas con un apetito grande, o para las que solo quieren probar un trozo de muchas cosas, los mercados de Madrid ofrecen opciones para todos. Cuando estáis sumergidos en este nuevo mundo de comida es imprescindible que os aprovechéis de esta tradición gastronómica para experimentar todo lo que Madrid puede ofrecer.

Posted in Comida, vida social

Esquiando en las montañas de Madrid; Navacerrada

Por Tyler Gilmore

Tanto si eres un profesional del esquí o como si es tu primera vez esquiando, te recomiendo que si tienes días libres viajes a la estación de esquí Puerto de Navacerrada. El lugar te ofrece una experiencia increíble, como si estuvieras en los pirineos. El viaje por las montañas es un espectáculo en sí mismo, y con la tarjeta de transporte (que recibirás del programa) ¡Es gratis! Además, el coste de esquiar es de lo más barato que he visto. Creo que a ese precio es la experiencia más emocionante que existe de todo el ocio que tiene Madrid.

Llegar a los teleféricos es bastante fácil y rápido. Desde la estación Chamartín, coge el tren de cercanías línea 8 con destino Cercedilla. Allí, cambia al tren C-9 este tren solo hace viajes de ida y vuelta a la montaña. Simplemente por las vistas que ves llegando a Navacerrada verás que merece la pena, y todo ¡sin haber pagado nada! Cuando llegues a la parada Puerto de Navacerrada, sal y camina, desde que sales del andén se pueden ver las montañas llenas de nieve. Hay una calle que separa las pistas y a la izquierda están las tiendas donde se puede alquilar todo el material ¡tan solo por 17€!

También, al lado de las pistas hay un restaurante con todo tipo de comidas, tienes que probar las croquetas, se han convertido en mi comida favorita del mundo. Las taquillas se encuentran a la derecha de la calle y también cuestan 17€ por medio día. Así, con el material, la taquilla y una ración de croquetas gastarías 40€ en total por 5 horas de esquí. Te doy un consejo: si quieres que el viaje sea más económico, tráete tú comida en una mochila. Puedes comértela antes o también puedes llevarla esquiando, depende de la hora a la que llegues. En cuanto al nivel de las pistas, yo no puedo hacer snowboarding, pero después de un tiempo practicando en el “bunny hill” fui a las pistas más difíciles, y aunque me caí muchas veces, todavía sigo vivo. Sin embargo, te aconsejo que no vayas por el bosque, si no tienes experiencia. Esquiar trae con sigo algo de peligro, por eso ten cuidado y vete con un amigo para pasarlo bien. Cuando hice el viaje, salí de Chamartín a las 10 y volví a las 7, algo cansado pero contento.

A los que no les guste esquiar, pero quieran ir, podrán quedarse en Cercedilla mientras los otros esquían. Es una buena opción ya que hay muchas rutas de senderismo bonitas, con distinto nivel de dificultad y están abiertas todo el año. Cualquier fin de semana, comprueba el tiempo, coge el tren y disfrute la joya de las montañas madrileñas.

Posted in deportes, Lugares para visitar fuera de Madrid

La comunidad judía en Madrid

Por Shani Erdman

Un aspecto importante de conocer un país nuevo es aprender sobre la cultura, la historia, las costumbres locales, las mentalidades, y sí – las costumbres religiosas del país.

Aunque España se está secularizando rápidamente, tiene una historia profundamente moldeada por el catolicismo, y éste es todavía importante a nivel institucional. Por ejemplo, aunque la constitución española no respalda una religión, el 21 de abril, el Ministerio de Defensa de España ordenó a todas las instalaciones militares exhibir la bandera española durante la Pascua para conmemorar la muerte de Jesucristo.

Para mí, como alguien que ha crecido en una burbuja judía, ha sido maravillosamente educativo vivir en un lugar tan diferente al que estoy acostumbrada. Hasta la universidad, sólo había asistido a las escuelas judías, y pasé todos mis veranos en Israel. Aunque estoy increíblemente agradecida por mi educación y fondo judío, reconozco que yo había sido inconsciente de diferentes culturas, religiones y estilos de vida. España ha sido un lugar perfecto para exponerme a una tradición distinta.

Aquí, aprendí que la historia, la cultura y la religión están estrechamente entrelazadas. Las excursiones educativas del programa, así como los cursos que estoy tomando, como Historia del Arte y Arte y Patrimonio, han sido tremendamente útiles para abrirme a la rica historia del catolicismo en España.

Aunque estoy contenta de tener la oportunidad de vivir en un país con una historia religiosa tan dinámica, admito que a veces es un poco desafiante estar en un contexto tan diferente; ha habido ocasiones en que extraño mi comunidad judía en los Estados Unidos.

¡Afortunadamente, descubrí que hay una comunidad judía acogedora aquí en Madrid! Para los estudiantes judíos del programa que quieren aprender sobre la vida judía en Madrid, aquí tenéis algunos lugares, que podréis visitar cuando necesitéis un “pedacito de hogar”:

Vale la pena visitar este sitio. Está en el centro de la ciudad (2 minutos andando desde Palacio Real), y a menudo, hay exposiciones y eventos asociados con el mundo judío.

Si quieres comer una cena de Sabbat con una comunidad cariñosa, debéis venir aquí. La cena es gratis para los estudiantes, y el rabí y su esposa son muy dulces. Aquí, un grupo grande de personas se juntan cada semana para rezar (19:30) y después comer (20:15) juntos. Frecuentemente, el rabí deja cervezas para los jóvenes que quieren charlar después de la cena. Aquí, puedes escuchar múltiples idiomas y conocer miembros de la comunidad judía que visitan Madrid desde varias partes del mundo. Yo hice buenos amigos aquí, y lo recomiendo mucho.

También, aquí puedes aprender sobre los eventos relacionados con la comunidad judía en Madrid. Por ejemplo, yo fui a un evento llamado Limmud, en el que preparé humus, asistí a conferencias sobre la historia judía en España, bailé canciones populares israelíes, etcétera.

OJO: antes de llegar al servicio o a la cena en Calle de Balmes, necesitas registrarte en el centro. Para hacer eso, busca el horario de servicio del centro, y ve con tu pasaporte la mañana de la cena. Después de registrarte, puedes asistir a cualquiera cena o evento del centro. Recuerda, trae una forma de identificación contigo para cualquier evento (una licencia de conducir funcionaría).

Después de pasar un semestre en España, me he convertido en una persona con un punto de vista más global, y estoy muy agradecida por eso.

 

Posted in Religión, Vida práctica, vida social

Cómo no hacer nada en Madrid

Por Brooke Kushwaha

Todos los que te hayan aconsejado sobre tus estudios en el extranjero probablemente te habrán dicho que aproveches la ciudad lo máximo posible y que disfrutes de la experiencia a tope. No voy a discutir sobre ello, pero te propongo una alternativa más realista. La verdad es que todos los días no te vas a sentir al cien por cien todo el tiempo. Por ejemplo, después de salir de marcha hasta la madrugada, yo no tengo mucha energía para aprovechar el resto del día (aunque sí haya aprovechado la noche). Acostumbrarte a una vida distinta es algo que cuesta mucho, y habrá días en los que no tengas ganas de hacer nada. Afortunadamente, el hecho de no hacer nada en Madrid es algo compatible con las posibilidades que ofrece una ciudad increíble como esta.

Pasa horas (sí, horas) en una cafetería

Si tú y tus amigas queréis pasar una tarde tranquila, os recomiendo tomar unos cafecitos en varios lugares chulos de la ciudad. Como yo vivo más cerca de Atocha, prefiero la zona de Antón Martín, especialmente la tetería “Tekoe”. Para las personas a las que le afecte mucho la cafeína, podéis elegir una manzanilla o un té helado en vez de un café con leche. Este sitio también es bueno para estudiar, al ser bastante tranquilo y, además, las camareras están acostumbradas a los estudiantes.

Camina por Casa de Campo

Cuando el tiempo te lo permita, te recomiendo que pasees por los parques grandes de Madrid y dejes a un lado las molestias de la ciudad. Todos conocen El Retiro, pero Casa de Campo, que está al otro lado de la ciudad, ofrece un espacio grande y verde para perderte. Utiliza la góndola y disfruta de la vista entre el Parque Oeste y el campo, o haz un picnic en el césped. Casa de Campo crea una ilusión diferente, ya que no parece que estés en una gran municipalidad, y puedes descansar en paz.

Come (mucho)

Comer y no hacer nada siempre van de la mano, y ambas cosas se pueden satisfacer a la misma vez. Los cafés tienden a ofrecer una variedad de pasteles (chocolate, zanahoria, y Red Velvet son los más comunes) y bizcochos, pero te recomiendo que cuando no tengas mucho que hacer, pruebes la repostería típica de Madrid. Durante la Semana Santa, las torrijas (parecidas a “french toast” o “bread pudding de los EEUU) están presentes en casi todos los escaparates de las pastelerías españoles, y merecen hacerse esperar. Llevan solo pan, miel, leche, canela, y huevo, pero están deliciosos en su sencillez. Las rosquillas, otra comida típica, son parecidas a los “donuts” americanos, pero más elegantes. El sabor es sutil, con la piel del limón y la naranja (similar al bizcocho tradicional), y se fríe dejando una textura densa, como la de una tarta. Estos dos ejemplos sólo rascan la superficie de la repostería madrileña, pero estoy seguro de que engordarás cuando estés en Madrid debido a la gran variedad de opciones a tu alrededor. Gratificate a ti mismo después de un día de no hacer nada.

Por supuesto, hay muchas opciones para disfrutar Madrid, y la mayoría son interesantes, activas, y emocionantes. Pero en las situaciones cuando no quieras salir de tu cama, espero que consideres estas posibilidades. No requieren mucho esfuerzo, y merecen la pena.

Posted in extracurriculares, Vida práctica, vida social