Cómo Mantenerse al Día con el Español mientras Estás en Cuarentena

Hannah Broholm-Vail

Ya sea porque esté en cuarentena o porque desafortunadamente su semestre ha llegado a su fin, y desea mantener o mejorar su fluidez, aquí tiene algunas maneras de hacerlo desde la comodidad de su hogar.

Mi primera sugerencia le ayuda con su escritura y comprensión del español. Durante la cuarentena uso mucho el teléfono. He cambiado el idioma de mi teléfono al español y he descargado algunos juegos de palabras, como mi teléfono está en español puedo practicarlo (no todos los juegos cambian su idioma al español, algunos seguirán en inglés). Aquí hay tres tipos diferentes de juegos de palabras que he disfrutado y que me han ayudado en diferentes aspectos de la lengua. El primero se llama “Palabras Conectadas.” Trata de formar la mayor cantidad de palabras posible con las letras que le dan en cada nivel. El segundo se llama “Basta – Stop”, es como el juego Scattergories y puede jugar con sus amigos o con alguien aleatorio. El tercero se llama “Cody Cross” y es como los crucigramas. Hay muchos otros juegos que funcionan en español que serían geniales para mantenerse al día con este aspecto del idioma. Recomiendo probar algunos y así ver cuáles funcionan mejor para usted, sin embargo, de los que he probado, estos son los que más juego.

Una de las sugerencias más comunes para mantener o mejorar la fluidez en español es ver programas de televisión o películas en este idioma. Creo que esto es útil porque hay muchas series en la televisión que son muy interesantes y, por lo tanto, hacen que la comprensión sea más amena. Sin embargo, una de las cosas que realmente disfruto cuando veo un programa o una película es hablar de ello. Algo que me ayudó a mejorar mi forma de hablar mientras estaba en cuarentena es hacer una especie de “club de libros” con programas de televisión. Muchos de mis amigos están tratando de hablar español ahora, pero no tienen muchas maneras de hacerlo así que, hemos elegido diferentes series para ver y cada semana encontramos un rato para hablar sobre ellas. Ha sido una excelente manera de mantenerse en contacto con la gente durante este tiempo y a la vez mejorar a su español. Algunas series que recomiendo ver son Elite, Casa de Papel y Las Chicas del Cable. Estos son grandes espectáculos y también son muy populares entre los estudiantes extranjeros, los españoles nativos (y también el resto de Europa). Esto hace que sea más fácil encontrar personas que estén interesadas en ver o que ya hayan visto estos programas.

Hay muchas maneras de mantenerse al día con el español mientras está en casa. Creo que aprovechar al menos una hora al día para hacer algo relacionado con el español es un gran comienzo para mantener o mejorar su español. ¡Mantenerse a salvo!

Posted in Vida práctica | Tagged

Experiencia cultural a través de la cocina

Por Isabella Wang

¿Te apasiona la comida y te consideras un gourmet? ¿Tienes ganas de conocer la rica comida de la península ibérica? No es tan mala la idea de probar restaurantes diversos, que definitivamente hay un montón en Madrid, pero hay una opción alternativa que cuesta menos y te ofrece una experiencia cultural auténtica: ayudar a cocinar a tu familia española.

Entiendo que no todas las familias anfitrionas permiten el uso de la cocina, así que es importante que preguntes a ellos antes de participar y sepas el límite. Cuando llegué a la familia, empecé con tareas simples como pelar las verduras y cortar los ingredientes. Luego, empezaron a confiar en mí y me dejaban usar la cocina cuando quería.

La cena es un ritual crucial de la vida española. Cada miembro de mi familia tiene su propio horario distinto, pero la cena es el tiempo en que todos se reúnen y conversan sobre el día. Entonces, la preparación de cena es una oportunidad extra para charlar tranquilamente. Cuando mi madre anfitriona y yo preparamos la cena juntas, intercambiamos cosas de nuestro día. El entorno es muy sencillo y relajante, con el sonido del agua hirviendo y el olor de la comida cocinando. La conversación ocurre naturalmente y todo es muy cariñoso. No tienes que preocuparte del momento de vergüenza cuando el tema de conversación acaba. La cocina y la participación siempre ofrecen un sentido de hogar y una experiencia auténtica.

Para los que les interesa la gastronomía o cocinar, van a aprender muchos términos en este proceso. El vocabulario que nunca se enseña en una clase de español, como nombres de los cubiertos e instrumentos, de especies y aliños, se aprende naturalmente en tu interacción diaria con tu familia. He aprendido las diferencias específicas entre los ingredientes y comidas, como repollo y lombarda, puerro y cebollino, gazpacho y salmorejo, etc. Mi madre española me enseñó unas recetas tradicionales y se han convierten en los recuerdos más memorables de mi vida en Madrid. Esta es una foto de tortilla de patata que yo cociné durante el tiempo de cuarentena cuando estuve en la casa. Fue la primera cena que ella me preparó cuando llegué a Madrid y tiene mucho significado.

Además, como mi hermana de anfitrión dice, cocinar es un intercambio cultural. Una vez, preparé comida china para mi familia (ver la foto). Les explique los aliños y métodos comunes de comida china, que rompieron el estereotipo de su imagen en el mundo occidental.

Posted in Comida, Familias

Una vegana viviendo en un país de jamón, tortilla española y mariscos…

por Hadi Ramos, octubre, 2019

No voy a mentir, llegando a España estaba muy nerviosa de que iba tener dificultades siendo vegana, especialmente porque estaría viviendo allí por 4 meses. Estar estudiando en el extranjero no es una vacación corta y en comparación con mis otros viajes anteriores, esta vez me quedaría con una familia anfitriona. Esto significaría que no sería capaz de cocinar mi propia comida o decidir lo que me gustaría comer. Además, España es famoso por sus paellas de carne y pescado, tortillas españolas y jamón ibérico. A pesar de todo esto, me pareció muy fácil de ajustar y mirando hacia atrás no debería haberme preocupado tanto.

España ofrece una variedad tan diversa de alimentos que favorece a cualquier persona con restricciones de dieta. En Madrid, hay varios restaurantes veganos que ofrecen una variedad de platos deliciosos. Unos de mis favorites son Honest Greens, Toma Café Olavida, Arugula, y Bunny’s Deli. Starbucks incluso tiene cruasanes veganos y pastel de terciopelo rojo, pasteles que los Estados Unidos no ofrece. Hay muchos más y se pueden encontrar fácilmente simplemente por caminando por las calles o buscándolos por el internet. Definitivamente te sorprenderá la cantidad de restaurantes veganos que hay. Es más, aunque un restaurante no se anuncie como completamente vegano, es muy probable que ofrezcan zumos naturales, ensaladas o un plato de vegetales que sí son veganos. Además, en mi experiencia si le preguntas al camarero si puedes modificar un plato para que sea vegano, lo harán. Esto hace que sea muy fácil comer en varios restaurantes.

hadi foto copy

Una cosa que sin duda extrañaré de España es su fruta y su fácil acceso. En toda la ciudad hay varias tiendas de fruta que son sabrosos y baratos. Incluso, hasta puedes encontrar varios en una calle. Cuando llegué a Madrid, la fruta de verano todavía estaba en temporada, así que pude disfrutar mucho de las paraguayas, los melocotones y el melón. Hacia el final de mi estadía, puede disfrutar una gran cantidad de naranjas, clementinas, manzanas y caquis. Claro, puedes disfrutar de las otras frutas que no están en temporada pero en veces no suelen ser tan buenos. Además de las tiendas de fruta, también hay varios lugares donde venden zumos naturales. Uno de mis favoritos es Juicy Avenue donde siempre ordeno un jugo de zanahoria y naranja. Otro de mis favoritos lugares es Salvador Bachiller que al verlo primero se ve como solo una tienda de bolsas pero al bajar las escaleras hay una cafetería. Aquí puedes pedir un zumo y un tazón de acai por 9.50 euros. ¡Los dos son muy ricos!

Mi familia anfitriona ha sido muy complaciente con mi dieta pero no voy a mentir y decir que no me preocupé cuando descubrí que era la única vegana en mi familia anfitriona. No se porque pero pensaba que al menos uno de los miembros de mi familia anfitriona sería vegano. Es más, soy la primera vegana que han alojado. Es decir, esto también sería una nueva experiencia para ellos pero lo han hecho bien. Mi madre anfitriona siempre me prepara diferentes platos veganos y siempre me pregunta si deseo algo diferente o si una noche quiero comer algo específico. Es más, mi madre anfitriona me ha presentado varios alimentos que ahora me encantan como el puerro, el cusco, el trigo y una variedad de sopas. Ella también me compra comida vegana del supermercado como pasteles de arroz, pan, leche de almendra, fruta y galletas para que pueda merendar. Ella también me ha dicho que si no me gusta algo que le diga porque para ella la comida es un modo de enseñar su amor y no quiere que coma algo si no me gusta. Esto siempre lo agradeceré porque para mí demuestro que ella le importaba mi dieta. Este establecimiento es muy importante cuando uno tiene restricciones de dieta y sugiero a cada estudiante con restricciones de dieta que claramente lo hablen con su familia anfitriona porque hará la vida más fácil y tener menos conflictos en el camino.

Posted in Comida, extracurriculares, Familias, Vida práctica

Mis experiencias con carteristas en España

por Lauren Gaffney (octubre de 2019)

Antes de viajar a España, mi familia y mis amigos me deseaban lo mejor en mi viaje y me aseguraron que lo pasaría muy bien en el país, pero junto con eso, también me advirtieron que fuera cautelosa. Después de llegar, recibí más información sobre cómo minimizar las interacciones negativas en España. Comprendí el carterismo a nivel intelectual, pero pronto me di cuenta de que no es lo mismo que desarrollar prácticamente la inteligencia de la calle como una forma de evitar ser víctima de un delito. Uno parece volverse realmente consciente solo después de perder sus pertenencias personales a delincuentes callejeros.

Realmente no creo que España sea inherentemente peligrosa, sin embargo, el delito de hurto es tan frecuente en las ciudades, que Barcelona, ​​por ejemplo, tiene el dudoso honor de ser nombrada la “capital mundial del carterista.” Tenía la sensación de que potencialmente sería víctima de estos ladrones, pero nunca imaginé el efecto adverso que tendría sobre mí, o la medida en que alteraría mi visión de las personas y disminuiría mi experiencia en general.

Era nuestra primera semana en Madrid, un lunes, y todos estaban ansiosos por salir y explorar la ciudad. Hubo un evento de salsa para todos los estudiantes internacionales y algunos de mis amigos me persuadieron fácilmente para que asistiera. Era gratis y pudimos evitar las colas debido a una tarjeta especial que nos dio el programa. Estudiantes de diferentes países, bajo el mismo techo, aprendiendo salsa, sumergiéndose en la cultura española, ¡qué gran noche! Todos se embarcaron en este viaje juntos, entusiasmados por descubrir lo que España tenía para ofrecer. Pensé “claro, ¿por qué no, qué hay que perder?” Bueno, la respuesta a esa pregunta es: mucho.

Recuerdo un minuto sintiendo el zumbido de mi móvil dentro de mi bolso y al momento siguiente desapareció. Solo así, me había convertido en otra estadística, otra víctima de los carteristas en España. Inmediatamente les dije a mis amigos lo que pensaba que había sucedido, rápidamente agarraron mi bolso para verificarlo, asegurándose de que no lo hubiera extraviado, pero efectivamente no estaba allí. Mis amigos me dijeron que todo el color se fue instantáneamente de mi cara, parecía que acababa de ver un fantasma. Le preguntamos al personal para ver si alguien tenía información, pero nadie nos pudo ayudar. Aunque mis amigos estaban haciendo todo lo posible para ayudarme, recuerdo que me sentí muy impotente y sola. Alguien más estaba ahora en posesión de mi información, mis fotos que capturaban recuerdos interminables, mi fuente de comunicación: mi línea de vida desapareció en cuestión de segundos. En la actualidad, nos hemos vuelto tan dependientes de la tecnología, como si fuera una necesidad de vida. Más aún en un país extranjero, ya que afecta nuestra capacidad para desplazarnos, comunicarnos con la familia y ayudar con los estudios.

Por supuesto, una víctima de un delito debe denunciarlo, sin embargo, esto es solo una formalidad en España, que requiere pasar mas de tres horas en la estación de policía con una probabilidad casi nula de volver a ver tus artículos personales. Mi móvil, por ejemplo, llegó a Meknes, Marruecos, en menos de 48 horas antes de que el ladrón lo encendiera y borrara toda mi información. Para algunos estudiantes, un teléfono de reemplazo es tan cercano como la próxima tienda de teléfonos móviles, pero para aquellos de nosotros con un presupuesto no es tan simple.

Una historia en la misma línea comienza después de un largo viaje nocturno en autobús desde Madrid a Barcelona. Un grupo de nosotros decidimos ir a la playa y relajarse, ya que era demasiado temprano para registrarnos en nuestro albergue. Nos sentamos en la playa, vigilando atentamente nuestras maletas cuando un personaje de unos cuarenta años se acercó a nuestro grupo. Era fácil decir lo que quería y le pedimos cortésmente que se fuera. Unos minutos más tarde, intentó lo mismo con una mujer joven cerca de nosotros, y esta vez fue capaz de arrebatar una cámara mientras la mujer hablaba por teléfono. Algunos de nosotros perseguimos al ladrón, casi atrapándolo, mientras que otros gritaron “ladrón, ladrón”, lo que lo hizo soltar la cámara antes de escapar.

Otro incidente involucró a mi amiga que estaba parada en un tren de metro lleno de gente cuando algunos jóvenes se le acercaron. Rápidamente cortaron la correa de su bolso y, en un instante, se llevaron todo su dinero, identificación y tarjetas de crédito. Los ladrones hicieron esto frente a un tren lleno de curiosos. ¿La gente se ha vuelto insensible a este tipo de crimen? En otro ejemplo, un amigo mío fue asaltado y robado dos veces en la ciudad de Barcelona. ¡Todos estos incidentes ocurrieron en menos de dos meses!

No me sorprendió saber que el robo de menos de 400 euros en España no se considera digno de ser procesado, sin embargo, este fenómeno es una plaga en la reputación de las ciudades españolas y las autoridades deben abordarlo seriamente.

Para aquellos estudiantes que planean estudiar en España, estoy segura de que tendrán una experiencia maravillosa, a pesar del alto nivel de delitos menores. Solo tome algunas precauciones simples y esté atento a su entorno. Es posible no comprender la gravedad y la frecuencia de los carteristas hasta que te suceda a ti.

Aquí hay un sitio web con algunos esquemas comunes de carteristas y consejos para evitar ser una víctima.

https://www.smartertravel.com/pickpockets/

Posted in extracurriculares, vida nocturna, Vida práctica, vida social

“No es un Matrimonio …”

por Megan Nally (octubre de 2019)

Mi tiempo en Madrid ha sido una montaña rusa de lo inesperado: de altibajos, días buenos y días malos, y algunos de los momentos más fenomenales de mi vida. Llegué a Madrid con ganas de redescubrirme después de algunos años de luchar con problemas de salud, con la esperanza de desarrollar nuevas relaciones con las personas de mi programa, mi familia anfitriona y también conmigo misma. Después de las dos semanas en Santiago y unas semanas en Madrid, había logrado a unos de mis objetivos: ya había formado nuevas relaciones excelentes y estaba disfrutando de mi nueva independencia y libertad. Aunque estaba disfrutando la mayoría de mi vida en Madrid, estaba luchando con la situación de mi familia anfitriona. Después de pasar dos semanas con ellas, —trabajando con mis propios sentimientos y mi nivel de comodidad—decidí cambiar de familia y fue la mejor decisión que pude tomar para mí misma pero definitivamente no fue una decisiónn fácil. Esta es mi guía sobre queé hacer cuando las cosas no salen como lo has planeado con respecto a tu familia anfitriona.

Evalúa la situación y tu nivel de comodidad. Para la mayoría de las personas, vivir en un lugar nuevo puede ser incómodo y desafiante, especialmente cuando se integra a una familia establecida, en un idioma diferente y porque no se ha comunicado con etas personas antes. Por esta razón, es útil analizar tus propios sentimientos y determinar si tu incomodidad es temporal o si durará para todo el cuatrimestre.
– ¿Te sientes bienvenido como parte de la familia?
– ¿Se siente como un hogar o un espacio de vida temporal?
– ¿Las expectativas de los integrantes del hogar podrán ser sostenibles a lo largo de los meses?
– ¿Te sientes cómodo hablando con tu familia anfitriona sobre tus preocupaciones?

Habla con otros estudiantes sobre tu situación. En la mayoría de los casos, puede no ser útil compararse con los demás, pero en este caso fue muy útil para mí hablar con otros estudiantes para comprender la diferencia entre mi situación de mi vida familiar y la de ellos. Al hacerlo, pude identificar las cosas que me faltaban en mi casa.
– ¿Otros estudiantes están experimentando las mismas preocupaciones que yo?
– ¿Otras familias anfitrionas tienen expectativas similares para sus estudiantes invitados?
– ¿Qué nivel de comodidad se sienten otros estudiantes?

Habla con los directores de tu programa. Después de evaluar mis propios sentimientos y hablar con los otros estudiantes, finalmente recurrí a directora y subdirectora para pedirles consejo. Les expliqué mis preocupaciones, derramé algunas lágrimas y escuché atentamente lo que tenían que decir. Hasta este punto, no me había dado cuenta de lo difícil que había sido para mí vivir en una casa donde me sentía indeseada, pero decirlo en voz alta lo hacía mucho más real.
– ¿Han experimentado otros estudiantes algo similar en los últimos años?
– ¿Cuáles son mis opciones? ¿Debo hablar con mi familia anfitriona sobre mis preocupaciones? ¿Hay una posibilidad de cambiar de familia?

Aunque sea un poco egoísta, hay que tomar decisiones difíciles y hacer lo que es mejor para ti mismo.
La directora y subdirectora primero me preguntaron si quería mantener la relación o irme. En este momento, no quería irme y ellas me sugirieron que primero hablara con mi madre anfitriona sobre cómo me sentía y tratara de encontrar unas soluciones juntas sobre cómo seguir adelante. Desafortunadamente, mis esfuerzos para hablar con ella fueron rechazados y nunca tuvimos una conversación sobre cómo me sentía. Para mí, fue muy difícil decidir qué hacer con todos estos factores. No quería ofender nadie ni causar ningún drama, trabajo ni problemas innecesarios, así que sentí mucha presión evaluando mis opciones. Mis amigos tenían que recordarme varias veces que mis sentimientos fueron validados y que este semestre es una experiencia única en la vida y que tengo que experimentarlo de la mejor manera posible. Con todo en mente, finalmente tomé la decisión de cambiar de familia y resultó ser la mejor decisión de mi tiempo en Madrid.

Qué esperar para el día de la mudanza y para el futuro.
– Mucho estrés. Estaba súper nerviosa porque no quería ofender a la familia anfitriona ni molestarlos. No tenía malos sentimientos hacia ellas, la situación de vida simplemente no era sostenible para mí. Durante todo el día, tuve un sentimiento malo en el estómago y me preocupaba volver a casa con la posibilidad de discutir y defenderme en un idioma con el que todavía no me sentía muy cómoda.
– Un poco de tristeza. Estaba realmente decepcionada de que esta situación de vida no me funcionara. Realmente disfruté de la familia y tuvimos algunos buenos momentos juntos antes de mudarme. Fue triste para mí que esta situación no fuera la mejor y sufrir al por dejar a las personas que ya había llegado a conocer.
– Alivio. El momento en el que entré en la casa de mi nueva familia anfitriona, inmediatamente me sentí mejor. Fui recibida como parte de la familia y tratada como si me hubiesen conocido por años. Desde el primer día con ellos, he desarrollado una relación muy fuerte con mi madre, mi padre, y mi hermano anfitriones; cenamos juntos, hablamos sobre el día, y miramos las noticias todas las noches. Paso los fines de semana jugando FIFA con mi nuevo hermano y comiendo con sus otros familiares en los almuerzos semanales de los sábados. Esta es la experiencia que había imaginado para mí y no podría estar más contenta con cómo resultaron las cosas.

megan1

Mi recomendación mayor es venir a España dispuesta a desafiar tus expectativas, algunas de las cuales querrás aferrarte a y otras de las que tendrás de dejar ir. Para mí, un hogar cómodo y una conexión fuerte con mi familia anfitriona era algo que no podía sacrificar. A veces, se tiene que hacer lo incómodo para llegar a lo mejor.

Posted in Familias, Vida práctica

Los mejores museos de arte de Madrid

por Ty Vaillant (octubre de 2019)

España ha tenido una rica tradición artística desde el periodo Romano. No hay ningún otro país que tiene esta combinación única de arte cristiano, judío, romano y morisco. Escogí Madrid, en parte, para vivir en una ciudad donde hay arte clásico de primera categoría además de una vibrante escena de arte contemporáneo. En Madrid, he sido capaz de disfrutar arte local (recomiendo encarecidamente el Matadero y el Conde Duque) y visitar por lo menos ocho museos de arte clásico. Debajo podéis encontrar mi lista de los mejores museos de arte de Madrid con sus precios y algunos ejemplos de mis obras favoritas.

1.) El Museo Del Prado:

Ty-1

El mejor museo del arte de España. La colección del Prado es inmensa con más de mil trescientos obras en exposición. Recomiendo pasar múltiples días en el museo porque no podéis verlo en total en un día. La colección estaba inicialmente compuesta de las obras de la familia real y, por lo tanto, los pintores de la corte española (Goya, Velázquez) además de los otros maestros españoles están bien representados. El museo también tiene una colección impresionante de arte flamenco y la mejor colección del arte  del Renacimiento fuera de Italia. Asegúrate de tomar un mapa del museo porque el plano del edificio es confuso!

Precio: Gratis con tu tarjeta de identificación de estudiante. A las seis, el museo es gratis para el público y hay colas grandes. Entonces, recomiendo ir en la tarde, después de los turistas de la mañana, pero antes de las colas. De las seis.

2.) Museo Sorolla:

Joaquín Sorolla era el pintor preeminente del estilo impresionista español. Su estilo fue caracterizado por las representaciones de los niños y de las playas de Valencia y el País Vasco. El Museo Sorolla no tiene la misma fama como los museos del triángulo de oro (¿que son?) pero la mirada a dentro de la vida de Sorolla es única. El museo está ubicado en Salamanca, en la casa vieja del artista. Los cuartos de la casa están preservados en la manera en que existían durante su vida. Más impresionante es el taller de Sorolla que retiene el arreglo que Sorolla utilizaba además de materiales originales. El jardín de la casa también es muy bonito y es perfecto para relajarse con un libro!

ty-2
Precio: Gratis con tu tarjeta de identificación si tienes menos que veinticinco años. Cómprate una audio guía por dos euros y cincuenta céntimos. ¡Son excelentes y muy educativos!

3.) Lazaro Gadiano:
En el siglo diecinueve, José Lázaro Galdiano, un financiero rico, tuvo una de las mejores colecciones de arte privado en España. Cuando murió, su casa se convirtió en un museo para exponer las obras. Aunque esta colección es el punto fuerte del museo, en los distintos pisos se exponen otras obras lo que ayuda a contextualizar a los artistas y la vida de Galdiano. Mi parte favorita es el primer piso en que hay objetos de la edad oro de España. La joyería, la ropa y las armas de esa edad son muy guay. Hay también algunos ejemplos auténticos de libros que fueron publicados en ese tiempo! Mi objeto favorito es una espada que fue un regalo a un noble de un papa de siglo XV. Dentro de la colección, lo más destacado es la colección de Goya. Hay muchas obras muy conocidas que presagian su período negro.

Ty3
Precio: Cuatro euros con tu tarjeta de identificación. Lo puedes reembolsar! También hay audio guías por cuatro euros!

Otros museos de arte que recomiendo: El museo del Romanticismo, la Reina Sofía, la Real Academia de Bellas Artes y el Museo Nacional de Thyssen-Bornemisza.

Precio: Gratis con tu tarjeta de identificación de estudiante. A las seis, el museo es gratis para el público y hay colas grandes. Entonces, recomiendo ir en la tarde, después de los turistas de la mañana, pero antes de las colas. De las seis.

2.) Museo Sorolla

Joaquín Sorolla era el pintor preeminente del estilo impresionista español. Su estilo fue caracterizado por las representaciones de los niños y de las playas de Valencia y el País Vasco. El Museo Sorolla no tiene la misma fama como los museos del triángulo de oro (¿que son?) pero la mirada a dentro de la vida de Sorolla es única. El museo está ubicado en Salamanca, en la casa vieja del artista. Los cuartos de la casa están preservados en la manera en que existían durante su vida. Más impresionante es el taller de Sorolla que retiene el arreglo que Sorolla utilizaba además de materiales originales. El jardín de la casa también es muy bonito y es perfecto para relajarse con un libro!

Precio: Gratis con tu tarjeta de identificación si tienes menos que veinticinco años. Cómprate una audio guía por dos euros y cincuenta céntimos. ¡Son excelentes y muy educativos!

3.) Lazaro Gadiano

En el siglo diecinueve, José Lázaro Galdiano, un financiero rico, tuvo una de las mejores colecciones de arte privado en España. Cuando murió, su casa se convirtió en un museo para exponer las obras. Aunque esta colección es el punto fuerte del museo, en los distintos pisos se exponen otras obras lo que ayuda a  contextualizar a los artistas y la vida de Galdiano. Mi parte favorita es el primer piso en que hay objetos de la edad oro de España. La joyería, la ropa y las armas de esa edad son muy guay. Hay también algunos ejemplos auténticos de libros que fueron publicados en ese tiempo! Mi objeto favorito es una espada que fue un regalo a un noble de un papa de siglo XV. Dentro de la colección, lo más destacado es la colección de Goya. Hay muchas obras muy conocidas que presagian su período negro.

Precio: Cuatro euros con tu tarjeta de identificación. Lo puedes reembolsar! También hay audio guías por cuatro euros!

Otros museos de arte que recomiendo: El museo del Romanticismo, la Reina Sofía, la Real Academia de Bellas Artes y el Museo Nacional de Thyssen-Bornemisza.

Posted in extracurriculares, Lugares para visitar en Madrid, museos

Cómo sentirte tont@ en el aula

por Rebecca Johnson Rubenstein (octubre de 2019)

rebecca 1

Si eres un@ estudiante de Vassar o Wesleyan, lo probable es que hayas pasado mucho tiempo en un ambiente académico, y que te sientas cómod@ en el aula. Generalmente, si hay algo que no entiendes, es porque faltaste una clase. Si pierdes el hilo de la conversación, es porque una mosca entró y te distrajiste. Pero entiendes muy bien las expectativas de parte de tu profesor@ para compensar la clase faltada, y la mosca saldrá y compensarás por tu lapso de atención rápidamente.

Entonces, ¿qué haces cuando no hay una mosca, pero todavía pierdes el hilo? ¿Qué haces cuando has ido a cada clase, pero todavía no entiendes todo?

No te voy a mentir—es una experiencia que te baja los humos. Si estás acostumbrad@ a entender todo en el aula, sentirte tan tont@ es un desafío tanto psicológico como académico. Pero es un desafío superable—millones de inmigrantes lo han superado (si tú o tus padres son inmigrantes, ya sabes el trabajo que requiere esta transición. Y si no lo eres, prepárate empatizar con la experiencia inmigrante, aunque espero que ya hubieras empezado). Además, es un desafío que nos da la oportunidad para abrir nuestras mentes, y crecer como personas. Para suavizar y apoyar este crecimiento, te ofrezco unas herramientas:

  1. Toma en serio tu clase de lengua. Mira, no sé la última vez que tomaste una clase de gramática, pero si no eres un@ nativ@ hablante, es probable que la necesites. No solamente para aprender como conjugar cada verbo en “vosotros” (prepárate, está por todos lados), sino también para entender lo que está pasando en tu alrededor—y en el aula, desde luego. Esta clase no solamente cubre la gramática, sino también muchas de las palabras (y peculiaridades culturales) que vas a encontrar en España. Esta clase me ha ayudado mucho entender de “que coño”* están hablando mis profes y compañer@s de clase.rebecca2
  2. Haz listas de vocabulario. En cada clase, cuando el profe nos dice algo que no entiendo (que pasa con una frecuencia un tanto desagradable), lo busco, y lo añado a una lista de vocabulario. Subo cada lista a la aplicación gratis Flashcards (por Chegg) que tengo en mi móvil, y las ordeno por clase. La uso mientras espero el metro o el bus—en cualquier momento que no tengo nada más que hacer. Esta herramienta es especialmente útil cuando estás en una clase con un lexicón especifico. Por ejemplo, yo no sé ni en ingles como hablar del arte clásico griego, entonces memorizar el vocabulario de relieves y frescos me ha ayudado mucho no perder el hilo de la lección durante la clase.rebecca 3
  3. Ve a las tutorías. Si hay algo que mis listas de vocabulario no cubren, y que todavía no entiendo, voy a las tutorías (las horas de oficina de la profe). Así, yo entiendo y aprendo mejor, y la profe nota que estoy interesada en la clase. Además, es una oportunidad para pedir que la profe me explique cuales son sus expectativas. La pedagogía en España (o por lo menos en el Carlos III) es distinta de la de Wesleyan (y Vassar, asumo), y no se puede asumir que las mismas reglas aplican. Entonces vete a las tertulias, y asegúrate de que entiendas lo que necesitas hacer.
  4. Júntate con estudiantes españoles. Muchas de las clases en el Carlos III requieren un tipo de proyecto grupal durante el curso. Te recomiendo muchísimo que intentas estar en un grupo con gente española. Puede ser difícil conocer a gente madrileña/española, entonces aprovecha de la oportunidad facilitada de tener una experiencia de intercambio cultural. Y claro, ell@s conocen el sistema académico mucho mejor (si no son del primer grado) y pueden ayudarte tener éxito en la asignatura.rebecca 4
  5. Experimentar tomando notas en el ordenador Y por puño y letra. Generalmente, yo soy una tradicionalista, y solo tomo notas por mano. Los estudios sugieren que es la mejor manera de retener información, y lo recomiendo mucho (si funciona dentro de tus necesidades, claro). Sin embargo, hay unas asignaturas en que el profe habla tan rápido, y sobre un tema que no conozco (por ejemplo, el Siglo de Oro en el Imperio Español), que he notado que mis notas son más útiles si las tomo en mi ordenador. Entonces recomiendo que pruebes ambos para ver cómo vas a aprender mejor en cada clase. OJO: si usas tu ordenador, no busques vuelos a Berlín durante clase. ¿Recuerdas lo que te dije sobre la dificultad de recuperar el hilo perdido de la conversación?
  6. Recuerda que esto es parte de tu montaje. La estupidez que te sientes no va a durar por siempre—uno porque el semestre sólo dura cuatro meses. Pero también porque tu nivel de castellano va a mejorar. A veces los cambios son tan sutiles que ni siquiera los notas, pero la gente con la que  interactúas sí lo nota. Una amiga mía refiere a esta fase de crecimiento incómodo como “el montaje.” Es durante esta parte que te frustras y te frustras, pero al final, comes un huevo crudo y subes muchísimas escaleras (o bueno, lo que será el equivalente en el contexto de aprender un idioma). Pensar en estas frustraciones como parte de un montaje, una escena de la película que es tu vida madrileña, te ayudará recordar que esta estupidez (que realmente es incomodidad) es una parte necesaria, y temporal, de tu desarrollo. Entonces, elige tu música inspiradora, cómprate un sudadero gris, y ¡disfruta tu tiempo en Madrid!

*Generalmente, intento no usar “coño,” o cualquiera palabra mala que degrada las mujeres. Muy fácilmente puedes reemplazarla con “mierda” o “gilipollas” o algo semejante. Lo uso aquí como ejemplo porque su uso es ubicuo, incluso en el aula, y pensaba que era útil dado el contenido de aquel párrafo.

Posted in Universidades, vida académica, Vida práctica

La vida de un introvertido en Madrid

por Phoebe Nance (octubre 2019)

Personalmente, prefiero el tiempo individual con mis amigos más que bailar en discotecas muy concurridas. Empiezo a estresarme mucho cuando no puedo encontrar tiempo para estar solo. Si eres como yo, la vida social en Madrid puede ser abrumadora al principio – puede parecer que todos los jóvenes van a Kapital el viernes por la noche, pero les garantizo que ese no es el caso. Puedes encontrar fácilmente una vida social completa y excitante fuera de las discotecas, solo tiene que saber dónde buscar.

phoebe
1-Café de la luz;  2-Real Jardín Botánico; 3- El Viajero

I. Los Cafés-Bares
Los cafés se convirtieron rápidamente en el centro de mi vida social aquí en Madrid. La mayoría de los cafés de la ciudad también funcionan como bares relajados, donde puedes tomar una copa y hablar con amigos. Muchas tardes, voy a un café a hacer un poco de trabajo y tomo café durante unas horas, luego mis amigos se unen a mí para tomar una copa después de que termino mi tarea. Estos cafés / bares son una gran alternativa a las discotecas. Tocan buena música (lo suficientemente silencioso como para que aún puedas tener una conversación), y hacen bebidas más baratas (y a menudo mejores) que la mayoría de las discotecas grandes. Además, ¡no hay cobro por cubierto para ingresar! También son un gran lugar para conocer y conversar con los madrileños. Mis favoritos son Café de la Luz, Lolina Vintage Café y Alma Café. Si quieres saltarte el café y encontrar un bar tranquilo, mi favorito es El Viajero, un bar encantador en la azotea con hermosas vistas y una gran sangría (si estás con amigos, ¡pide una jarra para ahorrar dinero!)
II. El campus y las bibliotecas
La mayoría de los días durante la semana, tengo largos períodos libres entre clases en UC3M. Al principio me sentí frustrado por esto, porque quería encontrar un lugar para relajarme solo o con algunos amigos, lo que puede parecer imposible en un campus tan lleno de gente. Pronto, hice un gran descubrimiento: puede reservar fácilmente en línea una sala de estudio privada en cualquier biblioteca, donde puede trabajar solo o con amigos durante el tiempo que desee. La privacidad de las salas de estudio ayudó a aumentar mi productividad mientras estaba en el campus, y también me ayudó a sentirme más relajado durante mis largos días de clase.
Además, si estás buscando la tranquilidad de una biblioteca fuera del campus (o si estás cansado de gastar dinero en café cada vez que quieres estudiar fuera de la casa), Madrid está lleno de hermosas bibliotecas públicas. Mi favorita es Eugenio Trías en el barrio El Retiro, que tiene muchas salas de estudio privadas y hermosas vistas al parque.
III. Los parques y los jardines
Si solo desea pasar un momento tranquilo en la naturaleza solo o con amigos, Madrid tiene una montaña de hermosas opciones. El mas famoso es el Parque del Retiro, ¡y por una buena razón! El parque es enorme, y nunca te quedarás sin nuevos rincones escondidos para descubrir. Trae una manta de picnic y algunos piscolabis para pasar una tarde allí con amigos, o tu tarea para terminarla en la tranquilidad de los jardines.
A solo unos minutos de El Retiro se encuentra el encantador Real Jardín Botánico, donde puedes caminar durante horas y sentirte como si estuvieras en otro mundo. La entrada cuesta solo 4 euros para los estudiantes (trae su tarjeta de identificación UC3M), y es gratis todos los martes después de las 5pm. Mi lugar favorito en el jardín es el antiguo invernadero, con el que me topé por casualidad. Es un poco difícil de encontrar, por lo que generalmente está vacío. Es el lugar perfecto para pasar un momento tranquilo (y huele increíble, ¡como si estuvieras en un bosque exuberante, a kilómetros y kilómetros de la bulliciosa ciudad!).
IV. Quedarse en casa con amigos
Al principio, puede parecer imposible quedarse tranquilamente en casa con amigos en Madrid– debido a que todos están viviendo con nuevas familias, las casas pueden sentirse fuera de los límites para los amigos. Puede ser abrumador creer que necesita estar de parranda todas las noches solo para ver amigos (sin mencionar caro). Es cierto que algunas familias anfitrionas ciertamente preferirán mantener la casa en un espacio privado. Sin embargo, muchas familias estarán realmente emocionadas de conocer a tus amigos. Mi madre anfitriona estaba entusiasmada de invitar a mis amigos a cenar. Si su familia anfitriona no se siente cómoda con esto, es posible que la familia de un amigo lo esté … ¡así que no pierda la esperanza!

Posted in extracurriculares, Lugares para visitar en Madrid, Vida práctica, vida social

Un celíaca en España: Cómo sobrevivir en un mundo de pan

por Maeve Pattie (octubre de 2019)

Si estás leyendo esta entrada, probablemente eres como yo y eres celíaco. Cuando llegué a España, no tenía idea que el pan es una parte integral de la dieta aquí, pero aprendí muy rápidamente que pan es un alimento básico en cada comida. Para desayunar, la comida más común es una tosta con mermelada o con aceite de oliva y jamón de york. También, una canasta de pan acompaña cada almuerzo o cena. La comida rápida al mediodía casi siempre es un bocadillo, que obviamente no son saludables para los celíacos. En este momento, podrías estar llegando a la misma entendimiento que yo! Cuando me di cuenta de esto, tenía miedo que no sería capaz de comer nada aquí, pero eso no es verdad. Aquí he creado una mini guía para aliviar tú estrés y mostrarte cómo puedes comer y vivir sin gluten en Madrid.

Comida española: lo que puedes y no puedes comer

En mi opinión, una de las partes más importantes de viajar y vivir en un país diferente es comer la comida nativa. Esto te ayuda a entender la cultura y te da la sensación de que realmente estás haciendo de España tu hogar. Sin embargo, cuando eres alérgico, tienes que prestar mucha atención a lo que estás comiendo. En España, ten cuidado con las croquetas, las patatas bravas, el salmorejo, y el calamar. Las croquetas, aunque se ven deliciosos, están cubiertas con harina y llenas de bechamel, una mezcla de harina y mantequilla. Las patatas bravas son un punto de contención porque en algunos lugares, no son cubiertos con una masa, pero en otros lugares, son cubiertos. Como regla general, la salsa que acompañe las patatas (la salsa brava) no tiene gluten, pero debes preguntar a su camarero. El salmorejo es una sopa que está hecho con el pan y el tomate, aunque el pan no es un elemento obvio cuando ves a la sopa. Siempre evita este plato porque seguramente tiene gluten. Finalmente, el calamar es un plato tradicional en España, pero siempre tiene una masa con harina en el exterior.

Ahora que sabes lo que no puedes comer, vamos a hablar sobre lo que puedes comer. La tortilla Española es mi plato favorito de España y es ofrecido constantemente en las cafeterías y restaurantes de Madrid. Esta tortilla lleva los huevos y las patatas que son horneados juntos en una tarta. También, deberías probar el jamón y una paella que como una regla no tienen gluten. Si eres vegetariano, puede pedir una paella de verduras o de los mariscos (si comes pescado).

Mis Restaurantes, panaderías, y cafeterías favoritos con opciones sin gluten

Aquí son mis lugares favoritos en Madrid que tienen opciones para comer seguramente sin gluten: 

Sana Locura: Avenida de America: Si hay una panadería que visitas cuando estás en Madrid, ve aquí. Todos las tartas, panes, bocadillos, empanadas, y postres en este sitio son libres de gluten. La decoración es rústica y tiene café muy rico. Deberías probar las palmeras aquí porque es el único sitio en que puedes probar este postre auténtico.  

Café de la Luz: Malasaña: Este sitio es mi café favorito en Madrid. La decoración es de época y tiene un ambiente íntimo para trabajar en tus deberes y tomar un café con otros Madrileños. Aquí tiene tostas creativas con pan sin gluten (te recomiendo la tosta con rúcula, queso de cabra, y mermelada de higos) y una tarta de queso sin gluten.

Celicioso: Hortaleza, Callao, Barquillo: Este sitio es la respuesta a todos tus antojos de pan y de postres. Todo lo que está en esta café está hecho sin gluten, asegurando que no hay trazas. Si solo quieres coger un postre o un pincho de pan de banana antes de clase, puedes hacerlo. También, hay una área de asientos en que puedes disfrutar el menú del día con sus dietas, completamente sin gluten. Finalmente, si tienes prisa, puedes coger una ensalada, bocadillo, o batido para llevar y disfrutar en otro sitio. Te recomiendo el cupcake de zanahorias!

Kint Bistró: Mercado de Vallehermoso: Si quieres probar la gastronomía española con seguridad de que es libre de gluten, te recomiendo este bistró. Puedes comer en la barra, en la salón o cogerlo para llevar a otro sitio. Este bistró se especializa en los platos sin gluten, y por eso puedes pedir cualquier plato en la carta (hay opciones sin lactosa, también). Deberías probar el arroz venere con gambones y el estofado de la abuela.

 Sobre todo, Madrid es una ciudad gastronómicamente diversa con muchas opciones. En mi casa, mi madre de acogida compró harina de arroz para que yo pudiera probar croquetas auténticas sin gluten. También, tenemos muchos productos de pan sin gluten (la marca Schar es disponible en casi todos los supermercados en la ciudad) para que no tenga que perderte  una experiencia autentica en España.

maeve1

Sana Locura

Posted in Comida, extracurriculares, Lugares para visitar en Madrid, Vida práctica

Cómo vivir en Madrid como estudiante de primera generación

por Kevin Vo (octubre de 2019)

Como un estudiante de primera generación y de una familia de bajos ingresos, estudiar en el extranjero no me parecía posible por razones financieras. Sin embargo, el Programa de Vassar-Wesleyan ha hecho muy posible la vida y el estudio en Madrid para mí. Para cualquiera que dude de que puede estudiar en Madrid, os ofrezco los consejos siguientes para aliviar vuestras sospechas:

Comida

Aunque la comida en los bares y los restaurantes de Madrid es muy sabrosa, hay que aprovechar el desayuno y la cena proporcionados por vuestra familia anfitriona. No solo ahorráis dinero, sino también pasáis tiempo de calidad con hablantes nativos de español para que mejoréis vuestras habilidades de comunicación en un idioma extranjero. Dicho esto, el programa de VWM os da dinero (llamado “dietas”) para comprar el almuerzo cada día—una buena manera de probar la gastronomía española. Comed a los restaurantes baratos pero muy buenos como 100 Montaditos, Rodilla y Tierra (“el Chipotle de España”). También, muchos restaurantes tienen “el menú del día” por 10 € que incluye un aperitivo, plato principal y postre. El comedor a la Universidad de Carlos III también tiene opciones muy baratos y abundantes; se paga sólo 5,60 € para comer un aperitivo, plato principal y postre. Cuando tengo prisa, simplemente compro un bocadillo en uno de los cafés en el campus por 3,90 €. Incluso McDonald’s (¡de vez en cuando!) ofrece comida muy barata y única de España como las croquetas.

Los bares también son una buena opción para comer algo—normalmente yo voy a bares por la noche para tapear con mis amigos. Uno de mis bares favoritos se llama El Tigre porque hay una ganga en la cual se paga 6,00 € por un trago y un plato grande de tapas. Por lo tanto, cuando todos mis amigos piden algo, ¡tenemos bastantes platos de tapas que nunca terminamos!

Vo-1

Salir por la noche

Una parte común de la cultura estudiantil en Madrid es salir por la noche a bares y discotecas durante el fin de semana (los días más populares son el jueves y el sábado). Sin embargo, esta cultura no es barata—hay que estar consciente de cuánto gastáis en bebidas y entradas de las discotecas. Con respecto a los tragos, es más barato tomar algo en los bares porque los precios de alcohol en una discoteca son astronómicos. Otra opción es ir a las discotecas con barra libre (siempre hay promociones). En cuanto a las discotecas, aprovechaos e inscribíos en las listas de invitados para reducir el precio de la entrada—hay muchas que se puede encontrar en línea.

Académico

            Es muy común que los estudiantes de primera generación experimenten el síndrome del impostor mientras estudian en una universidad prestigiosa como Vassar o Wesleyan. Esa sensación también puede suceder en el extranjero, especialmente si no sois hispanohablantes nativos. Si bien personalmente tengo más confianza en las clases de CEH (con otros estudiantes internacionales), hay que seguir dos cursos de “grado” con los españoles, lo que definitivamente me ha desafiado estos últimos meses.

Para una transición más fácil, os recomiendo que habléis con vuestros profesores sobre vuestra situación particular y vuestro nivel de comprensión del español. La mayoría de los profesores españoles son comprensivos y os ayudarán—por ejemplo, uno de mis profesores ya habla más lentamente durante la clase magistral y otra profesora mía me ha ofrecido lecturas adicionales para mejorar mi aprendizaje de la materia. Además, intentad conocer a los estudiantes españoles en los grados porque no solo me han ayudado con los deberes, sino también han facilitado mis habilidades coloquiales de español. Los grados son ciertamente abrumadores, pero han aumentado sin duda mi español académico en las formas que los de CEH no han hecho.

Últimos comentarios

Al ir al extranjero, tenía muchas dudas sobre la seguridad alimenticia, poder salir con mis amigos y manejar un sistema académico diferente. Aunque estudiar en el extranjero normalmente viene con desafíos como los míos, el programa de VWM me ha ayudado a mitigarlos (a través de las dietas, los consejos de la directora, etc.). Y espero que mis propias experiencias os ayuden si decidís inscribiros en este programa.

Posted in extracurriculares, Lugares para visitar en Madrid, vida académica, Vida práctica, vida social